Estilo Turco


El estilo turco es muy alegre y desenfadado, los movimientos de cadera van dirigidos hacia arriba, la pelvis se eleva mucho, hacen paradas en seco denominadas "estacato" para marcar determinados instrumentos, se realizan inclinaciones de espalda en cambré o supless y hay bastante trabajo de suelo o las denominadas caidas turcas. El baile contiene saltos o utilizan crótalos que recuerdan a las danzas gitanas y las bailarinas turcas tienen igualmente mucha fuerza y energía .

Los trajes de las bailarinas turcas se distinguen por sus fajines de flecos, monedas o en v, sus transparencias, por sus faldas de grandes aperturas que dejan ver perfectamente sus piernas, o incluso trajes muy reducidos que no dejan mucho lugar a la imaginación por lo reveladores que son. También suele ser habitual que utilicen zapatos de tacón al igual que lo hacen las libanesas.

La música es parecida a la egipcia pero utiliza dos ritmos típicos turcos que son el chiftetelli y el karsilama.

El estilo turco es por tanto un estilo atrevido, que en ocasiones roza incluso lo vulgar, tanto en movimientos como en forma de vestir y que prefiere dar menor acento a la técnica que al entretenimiento destinado al hombre, alejándose asi de la visión sagrada original del raks sarqui y acercándose más al erotismo. Las bailarinas turcas serían como un equivalente a las sex-symbol occidentales.

Ejemplos de bailarinas de este estilo son por ejemplo Princesa Banu, Didem y Dilek.

1 comentario:

Anónimo dijo...

La imagenes que se aprecian son un arte, efectivamente el trabajo que realizan las bailarinas es muy fuerte pero muy sexy.

Publicar un comentario en la entrada

Publicar un comentario en la entrada

Traductor