Origen de la danza del vientre

El término "Danza del vientre" es una expresión de origen europeo para referirse a la danza oriental Raks Sharqui, dicha danza tiene unos orígenes discutidos aunque la teoría más difundida apunta a que procede de Egipto.
El Raks Sharqui es una evolución con desplazamientos, giros y movimientos de todo el cuerpo que incluye danza clásica y contemporánea procedente de el Raks Baladi, una danza folklorica muy básica casi sin desplazamientos y que se centra en los movimientos de cadera fundamentalmente.
La danza del vientre era bailaba en los templos como ritual de ofrenda a los dioses por vírgenes y en algunos paises no podía ser vista por hombres por considerarla una danza sagrada. Las bailarinas eran preparadas física y espiritualmente para la fertilidad.

Posteriormente religiones como el Cristianismo y el Islam se encargan de eliminar muchos rituales y ceremonias paganas y se intenta acabar con esta danza sin conseguirlo pero pasando esta a ser considerada una danza profana no demasiado bien vista.
La danza del vientre pasó a ser una actuación propia de harenes y residencias de personajes poderosos y acaudalados, o de espectáculos callejeros gitanos entre gente vulgar de baja posición social.
La danza del vientre llegó a occidente y se popularizó durante el movimiento romántico del siglo XVIII especialmente a través de las Ferias Universales, donde las bailarinas orientales mostraban sus bailes.

Poco después algunas de América y Europa comenzaron a aprender esta danza, sin embargo las bailarinas occidentales llevaron en sus comienzos la losa de ser consideradas de dudosa reputación.
Será el cine el que comience a crear en occidente otra visión de las bailarinas siendo estas admiradas como estrellas y llegando hasta hoy en día con un gran número de escuelas repartidas por todo el mundo que han fusionado con la danza del vientre otros estilos y que han hecho que se desarrolle y evolucione rápidamente.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

me da bronca que gracias q aquellas religiones machista, algunos desprecien una danza que jamas caresera de suprema elegancia, de esquicita sincronia, de movimientos detallados, no q cualquiera puede realizar. mal visto tendrian q ser otras cosas...
aquellas q lo bailamos es porq lo sentimos propio de nosotras!

Anónimo dijo...

Según mi parecer, y ya advierto que soy un tio, creo que todo se debe a que a algunos nos gustan las mujeres, es decir, que a los que no le gustan las mujeres, pensaran seguramente de otro modo. En cualquier caso ya que soy de los que le gustan las mujeres, opino que no se debe a la religion machista, sino que a los hombres le gusta el cuerpo femenito, además algunos trajes soy muy insinuantes para muchos hombres, ya se que no todos, lo que facilita que que desde el punto de vista de un hombre llo consideran como lo consideran. En todo casi, si los vestidos no fueran como son al menos algunos posiblemente no se considerarian de tal modo.

Entiendo que el baile puede ser espectacular, se que hay paso dificilisimos de realizar, y el vestuario bueno cada cual... aunque a mi la vestimenta ni fu ni fa, si que es verdad que me alegra la mirada aunque solo sea de reojo.

Un saldu y un abrazo. Y sin resentimientos XD

Asyut Danza del Vientre dijo...

Pues a mí este es un tema que me apena profundamente.

Creo que si alguien condena la danza oriental y la toma como una provocación de índole sexual es simplemente por desconocimiento o por otras razones poco deseables como el machismo o el extremismo religioso.

A una mujer también le gusta el cuerpo masculino y no por eso incurre en las faltas de respeto que tenemos que soportar muchas veces las mujeres por parte de algunos hombres que parecen aferrarse a sus deseos como si estos tuviesen que ser ley, o lo que es peor, como si su hombría dependiese de sus apetencias sexuales.

La danza oriental es un arte, y como tal puede despertar en cada persona que lo admira diferentes sentimientos igual que lo haría por ejemplo una obra pictórica, pero no por ello ha de tomarse esta con desprecio.

A mí hay obras de arte que no me gustan y no por ello me dedico a destruirlas, ni decido si me gusta muchísimo otra, demostrando una falta total de respeto, llevármela a mi casa para disfrutar de ella a mi antojo sin que nadie me la haya ofrecido.

Entiendo perfectamente que puede haber mujeres, que hacen un flaco favor a esta danza, ofreciendo sus servicios de danza como una venta de favores sexuales, pero la gran mayoría de artistas de la danza oriental se toma este arte muy en serio y lo respeta.

Llevar un vestuario que muestre ciertas partes de nuestra anatomía no significa que tenga que ser forzosamente insinuante. Muchos dan por sentado que un vestuario más descubierto implica un mensaje oculto que da a entender el deseo de mantener relaciones amorosas o sexuales, pero si nos dejamos llevar por conclusiones de las que no podemos tener certeza entramos en un terreno muy delicado en el que podemos incluso llegar a convertirnos en delincuentes. Ya está bien de pensar que la muchacha que lleva una falda corta en realidad quiere que la convirtamos en su exclava sexual, eso es simplemente despreciable y retrógrado.

Sucede con frecuencia también que el que ve con normalidad una mujer en bikini o bañador en la playa no ve con buenos ojos una mujer que baila danza oriental que prácticamente siempre va más cubierta, y eso evidentemente no es porque al hombre le guste el cuerpo femenino, es porque nuestro juicio depende fundamentalmente de algo tan básico como es la cultura y la educación.

Supongo que muchos se sorprenderían de saber que muchas de las escuelas de danza oriental emplean mucho tiempo en enseñar a sus alumnos a utilizar movimientos elegantes, que en algunos estilos si puede ser sensual, pero que alejan a quien lo baila de lo obsceno.

Algunos maestros como Fathy Andrawis decían que la bailarina ha de bailar como una reina y no como una sierva del sexo.

Pero no voy a caer en la tentación de defender la danza a costa de decir que zonas tapamos, porque la misma desnudez de la mujer puede ser maravillosamente artística y alejada de lo erótico, pero claro esto difícilmente podrían entenderlo quienes por menos de nada cubrirían con un manto a la mismísima Venus de Milo.

Espero de verdad que blogs como este puedan servir para que algunos amplíen su visión cultural sobre la danza oriental, o que al menos lleve a otras fuentes que lo logren.

Helena Plaza Andres dijo...

Vamos a ver, dejémonos de tonterías.... La danza oriental es sensual y sexual, nos guste o no. De acuerdo, hay movimientos con el velo, movimientos de desplazamiento, movimientos de manos, etcétera.. Pero qué te plantes enfrente de un tío moviendo los hombros y poniéndole las tetas en la cara nos guste o no, es sensual, y sexual... Y eso es lo que se hace en todos los restaurantes del mundo.. Y sobre todo en los países de origen. El tema es, es esto intrínsecamente malo? Pues no, ni malo ni bueno. Simplemente es así. Llevo 18 años en el mundo del baile, y aveces me cansa a oírte tanto misticismo barato y tanta tontería rodeada de aura... He vivido 5 años en Egipto y he visto lo que es el baile. El baile es un instrumento maravilloso para las mujeres, para celebrar su alegría en las fiestas, para pasárselo bien en fiestas mixtas o simplemente en reuniones de mujeres, para expresar alegría, soltar tensiones, y hacer ejercicio. No más. y no más porque tampoco hace falta más. Con eso es suficiente, si aquí lo rodeamos todo de un misticismo barato es simplemente para poder vender más y poder dar más clases y sacar más alumnos. La danza oriental surgen países musulmanes, y ni entre ellos y mientras los cristianos ninguno estaría feliz de que su hija le llegue al día siguiente y le diga que quiere ser bailarina... pues claro que no. Tenemos que entender que son conceptos morales diferentes, y que para un padre que su hija debido a que quiere ser bailarina, significa que su hija no se valora a sí misma y que simplemente quiere exhibir su carcasa exterior ante los demás. Luego hay gente que tiene a sus hijas que se meten en grupos de folklore tradicional, pero eso es diferente, ahí no hay tanto problema. Pero una bailarina de danza oriental generalmente corrector recorridos bastante sucios, en los que se mueve gente bastante sucia, y mundos bastante sórdidos.. Y lo sé por experiencia, porque he visto ese mundo. El típico de público que va a un cabaret, no espera desde luego un discurso literario... Quizás en los hoteles de 5 estrellas, donde las bailarinas actúan para turistas generalmente, sea diferente. Por eso la mayoría aspiran a llegar a esos lugares... Pero la realidad de los cabarets y del mundo nocturno en Egipto es bien diferente. Prostitución, alcohol, drogas.... Así que dejémonos de chorradas, un baile no sensual es la jota aragonesa... pero la danza oriental, la bachata, o el Tango lo son. Sí ..pasar no pasa nada.

Asyut Danza del Vientre dijo...

Helena yo no sé en qué tipos de ambientes te habrás movido tú y desde luego no seré yo la que niegue que existan mujeres que utilicen la danza oriental con un componente sexual, pero te puedo asegurar que somos muchas, muchísimas, las que jamás le hemos puesto las tetas a un tio en la cara bailando, y te aseguro que no tengo ningún tipo de interés comercial por el que tenga que asegurar tal cosa, dado que yo no tengo ninguna escuela ni me gano la vida con la danza oriental, así que no tengo que otorgarle ningún tipo de misticismo gratuito.
Yo no he estado en Egipto y no puedo hablar por mi sobre lo que allí hay, pero sí que conozco muchas bailarinas profesionales que han bailado y trabajado allí durante muchos años y que desde luego no están ligadas a ningún tipo de recorrido sucio, por lo que tus palabras me parecen un insulto hacia ellas. Cosa distinta es que allí se trate muy mal a las bailarinas orientales y haya también una gran hipocresía, dado que de la misma forma que se las critica también hay otras a las que se las eleva casi a los altares.
Me hace gracia además que separes el folklore de la danza oriental como si nada tuviesen que ver lo uno con lo otro y que ningunees la técnica, el estilo y el arte de esta danza para centrarte únicamente en su sensualidad, que la tiene desde luego porque es una danza que suscita sensaciones y llega a los sentidos de quien la observa. Por supuesto la danza no deja de ser como muchas otras herramientas y todo depende del uso que le des, y si alguien quiere utilizarla sexualmente por supuesto que puede hacerlo, a lo largo de la historia mucha gente la ha utilizado como tal, pero eso no cambia su naturaleza original y el hecho de que afortunadamente haya muchas más bailarinas en el mundo que hoy la utilizamos con otro semblante.
En cuanto a lo que el público espera encontrar en un cabaret, a lo mejor podría sorprenderte, pero vamos, muchas bailarinas de danza oriental nunca han pisado un cabaret y están más acostumbradas a bailar en teatros, teterías o salas de espectáculos, y conste que con esto no quiero decir que quien baila en un cabaret sea menos digno ni mucho menos, tengo además muchas amigas que se dedican al burlesque por ejemplo y me parece también muy bonito, pero el cabaret como tal no es genuinamente árabe, sino que tiene su origen en occidente, concretamente en Francia y posteriormente en Alemania, por supuesto dentro de la danza oriental también existe un estilo cabaret que surge en el siglo XIX con el Casino de Badia Masabni enfocado a una clientela occidental que llegó a Egipto con la colonización europea, pero la danza oriental no se reduce ni mucho menos a este estilo, que además es una creación moderna.

Publicar un comentario

Mi web

Danza del Vientre Asyut

Facebook

Pinterest

Canal Youtube